Los ratones han evolucionado bastante en la última década, desde aquellos que usaban sobre todo una bola para realizar el seguimiento del movimiento, a los actuales ratones con sensor láser y óptico que funcionan, según su calidad, bastante bien sobre casi cualquier superficie.

Esta guía tiene como objetivo mostrar diversas posibilidades que considero muy buenas en el sector de los ratones. Intento cubrir diversos sectores del mercado, desde los que quieren gastarse poco pero que reciban un buen producto, hasta los que no les importa el precio del ratón con tal de obtener el de mejores características, que generalmente serán ratones orientados a jugar.

Tipos de Ratones

Actualmente los ratones usan únicamente sensores de dos tipos: láser y óptico. En el fonto ambos tipos son el mismo (óptico) pero cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas, pero no se puede decir que uno sea mejor que otro. Los sensores ópticos utilizan un led de color rojo generalmente para iluminar la zona sobre la que tienen que registrar el movimiento. Los sensores láser, que también son sensores ópticos, utilizan una iluminación láser infrarroja para detectar por dónde se mueve el ratón.

El movimiento del ratón en la pantalla se basa en la captura de imágenes de la superficie (son sensores tipo CMOS, como los de las cámaras de fotos), comparándolas para contar el número de píxeles que se ha desplazado el ratón. Queda reflejado por la característica de píxeles por pulgada —PPP, en inglés DPI, y más precisamente se le llama CPI, counts per inch o conteo por pulgada, CPP del sensor, que es la resolución de las imágenes tomadas. En la práctica, los PPP indican el número de píxeles en una pantalla que se moverá el cursor al mover el ratón una pulgada sobre una superficie.

Aumentar los PPP de un ratón significa que al moverlo una pulgada podrá recorrer mucha más distancia en la pantalla, si la conversión fuera 1:1. Un ratón con un sensor de 2000 PPP es suficiente para recorrer una pantalla de 1920 x 1080 píxeles de lado a lado en una pulgada (2,5 cm). Por tanto, más PPP no implica mayor calidad o que sea mejor. Podría ser útil en disposiciones con dos o tres monitores 4K en el que el ratón tuviera que moverse 6.000 o 10.000 píxeles para ir de un extremo a otro del escritorio moviendo solo ligeramente la mano, pero en un escritorio 1080p sirve de poco un sensor de 16.000 PPP.

Tampoco se puede decir que un sensor óptico sea mejor que uno láser, o viceversa. Además de los PPP del sensor, la calidad depende de la implementación específica que haga el fabricante en su ratón. La analogía en este caso es las cámaras de un teléfono, en la que dos pueden usar el mismo sensor de alta calidad, pero uno usa filtros de color de distinto tipo y firmware, lo que en la práctica puede arrojar resultados dispares en cuanto a la calidad de las fotos tomadas.

Los sensores láser capturan con mayor precisión las rugosidades de la superficie, y eso al procesarlo implica ruido que se añade al procesamiento de la imagen, pudiendo tener un comportamiento errático en superficies blandas o de tela. Por contra, los sensores ópticos con iluminación led capturan menos información de la superficie y a la hora de contar el movimiento son mejores para esas superficies blandas, pero malos para otros tipos de superficies como cristal.

La Aceleración

La aceleración a la que se hace referencia en muchos ratones tiene por objetivo variar la velocidad de desplazamiento del cursor. Una aceleración positiva permite mover el ratón con mayor precisión cuando se mueve lentamente, y que el sensor interprete una mayor cantidad de píxeles recorridos cuando se mueve rápidamente. Si se ajusta un ratón a un alto valor de PPP, habría que modificar la aceleración a la baja de manera acorde o sería difícil realizar clics de precisión.

En algunos sistemas operativos, y específicamente OS X, la aceleración se hace a nivel de software para proporcionar una mayor precisión con movimientos de ratón lentos. En Windows se deja en manos de los programas de los ratones y a los juegos tomar este tipo de decisiones (y a los usuarios), según las necesidades que se tengan.

Aumentar o disminuir la velocidad de un ratón en los sistemas operativos implica hacer una relación lineal de aumento o disminución del número de píxeles que lee el ratón al desplazarse. En general es mejor dejar la labor de decidir la aceleración al software y sistema operativo. Algunos programas de periféricos permiten además modificar la sensibilidad (movimiento del ratón en función de los PPP, la aceleración y la superficie) en los ejes x e y por separado, o crear hitos de velocidad con distintos valores de PPP para adaptarlos mejor a cada usuario.

Otros factores a tener en cuenta

Los sensores de los ratones pueden ver modificada su aceleración y precisión en la cuenta de píxeles en función de la superficie por la que se mueva. La propia electrónica del ratón realiza correcciones no intencionadas en su desplazamiento, lo que permite trazar líneas rectas en el movimiento del ratón.

La velocidad de muestreo o simplemente muestreo (polling) es la velocidad a la que se toman muestras de la ubicación del ratón para enviarlas al PC, expresada en frecuencia (hercios). Puesto que la frecuencia es la inversa del tiempo que lleva a algo repetirse (periodo), un muestreo de 1000 Hz se traduce en que se toman muestras cada 1 ms. Cuanto más alta sea la velocidad de muestreo más fiable será el cálculo de la posición del ratón, mientras que cuanto más bajo sea menos fiable.

Son configuraciones habituales el cambiar el muestreo a 125, 250, 500 y 1000 Hz, y cada ratón y programa interpretará estos cambios de diferentes maneras. Algunos harán más predicciones sobre el movimiento del ratón, y otros se limitarán a proporcionar la información tal cual al sistema operativo. En general es estándar utilizar un muestreo de 1000 Hz en los ratones que están a la venta.

Acerca del autor

Marina Carrasco

Redactora en Troilus.es a tiempo completo. Amante del cine y la vida sana. ¿Te gustan mis contenidos? ¡Compártelos!

Dejar un comentario