el descenso del sella

Disfrutar de la naturaleza es una de las experiencias más emocionantes que se pueden tener. Los deportes de aventura nos dan la oportunidad de conseguirlo. El mar, los ríos, las montañas, la nieve o el desierto son parajes naturales que se prestan a estas experiencias.

La geografía española está llena de lugares donde disfrutar de los deportes de aventura. Seguro cerca de nuestras casas conocemos más de uno. Pero, si lo que queremos es visitar zonas más apartadas, podemos hacerlo. Gracias a la red de carreteras española, podemos presentarnos en pocas horas en cualquier punto de la península.

Quizás la comunidad con mayor oferta para disfrutar de naturaleza sea el Principado de Asturias. El mar, los ríos y las enormes montañas hacen de ella un destino ideal para los amantes de los deportes de aventura. Estas experiencias pueden ser individuales o colectivas, y el resultado siempre es emocionante y positivo.

Una de las actividades más destacadas que ofrece Asturias es el Descenso del Sella en canoa. Esta es una experiencia que consigue ponernos en contacto con la naturaleza, vivirla. Una aventura ideal para realizar de forma individual, en grupo o en familia.

El recorrido y la preparación

El descenso se realiza en las inmediaciones de Ribadesella. Este concejo es un paraje natural impresionante. La aventura comienza en Arriondas y finaliza en Llovio, y son 15 kilómetros (de 3 a 4 horas) de ruta. Durante todo el recorrido están garantizados el ruido de las aguas, el aire de las montañas y los colores intensos que ofrece la fusión de las montañas y el río. Vivir esta experiencia deja un recuerdo inolvidable.

No tenemos porqué preocuparnos pensando en si nos va a costar mucho esfuerzo, pues el recorrido está catalogado con dificultad mínima. También, si físicamente nos vemos limitados para resistir toda la ruta no hay problema, pues tenemos la opción de hacer recorridos más cortos. Hay dos salidas adicionales programadas, una a los 7 y otra a los 10 kilómetros, que hacen accesible esta experiencia a casi todo tipo de persona.

Antes de comenzar la aventura se imparte un curso con nociones básicas, y necesarias, para el manejo de los remos y la canoa. Las instrucciones son sencillas, fáciles de poner en práctica. Todos los participantes pueden disfrutar de lo emocionante que es deslizarse por el agua entre montañas y rocas.

El descenso

Es una actividad ideal para las familias al completo. Podemos compartir la experiencia incluso con nuestros perros. A los perros les encanta el agua y estar con sus dueños.

Las canoas pueden ser individuales o para grupos de 2 o 3 personas. Remar al mismo ritmo que nuestros familiares y amigos, junto con nuestras mascotas, es tan positivo que descender el Sella es un ejercicio que nos une más a ellas.

Las emociones comienzan nada más iniciar la aventura. Podemos adentrarnos en el agua, del embarcadero al río, a través de un tobogán. Son de esas experiencias que nos hacen sentir cosas en el interior. Pero si preferimos tener un comienzo más tranquilo, podemos introducirnos desde la orilla del río

Es importante realizar estos deportes con la ropa adecuada. Debemos acudir con ropa deportiva, pensando que vamos a realizar un deporte acuático. La aventura permite darse un chapuzón en el agua si lo deseamos. Por ello, tener presentes todas las opciones será ventajoso a la hora de escoger nuestra equipación. Las gorras y el uso de protección solar son complementos ideales para esta experiencia.

El descenso del Sella, como toda actividad deportiva, genera hambre. Los esfuerzos realizados, en kilómetros y horas, se verán recompensados con un picnic y buenas conversaciones en un entorno inigualable. Es un broche ideal para un día de aventura.

Disfrutar de la naturaleza es un regalo que todos debemos hacernos.

Acerca del autor

Marina Carrasco

Redactora en Troilus.es a tiempo completo. Amante del cine y la vida sana. ¿Te gustan mis contenidos? ¡Compártelos!

Dejar un comentario