salud mental

Parece una contrariedad que hoy en día cuando se vive rodeado de avances tecnológicos innovadores y que hacen la vida mucho más confortable se han acentuado las crisis personales. Las relaciones de parejas y entre familias cada día penden más de un hilo y parece existir un desequilibrio total con el entorno. Por tanto, es preciso buscar los medios para canalizar estas situaciones con el fin de reconducir la vida hacía aspectos sanos y que solo desemboquen en el bienestar personal y colectivo.

Los profesionales de la salud mental

Una opción acertada es solicitar ayuda profesional. En este caso, los psicólogos con sus áreas afines, con preeminencia abordan los impasses mentales que llegan a experimentar hombres y mujeres en su relación con el mundo. Es así que optar por un psicólogo en Málaga será la mejor iniciativa, pues estos profesionales con su gran experiencia y empatía pueden encauzar y ajustarse a las necesidades de cada paciente.

Son innumerables los profesionales y consultorios, pero ciertos gabinetes resaltan por su trayectoria y compromiso. Entre estos cabe mencionar a Psicólogos Málaga PsicoAbreu, pues se distinguen por ser una empresa de atención psicológica muy bien posicionada. 23 años de experiencia avalan su compromiso por el equilibrio del ser y su proyección en armonía con el mundo interior y exterior. Más aún en las zonas urbanas, donde las rutinas y exigencias laborales demandan profesionales altamente comprometidos.

Claves para escoger el mejor gabinete de asistencia psicológica

¿Qué debe tenerse en cuenta ante la búsqueda de asistencia mental? Junto con la experiencia y años de trayectoria laboral, la actualización profesional tiene que ser un valor para este tipo de organizaciones. Por eso, conocer si existe una permanente formación del equipo será fundamental. Es recomendable revisar la presencia de estas organizaciones en jornadas de investigación en el área y su visibilidad en los medios de comunicación y entornos digitales.

Asimismo, conocer el aporte que hacen a la comunidad, a través de asesorías y contribución por medio de blogs para aquellas personas que no se han decidido a ir un gabinete psicológico para calmar y resolver los síntomas que truncan el desempeño idóneo de la vida. Ahora bien, ante la presencia de un elemento que distorsiona la estabilidad emocional y mental, se recomienda comunicarlo a una persona bastante cercana y con quien se mantenga una buena relación emocional.

De esta manera, la posible existencia del desequilibrio se afirmará si esa persona allegada lo constata y apoya la conjetura de que algo está mal.  De la detección de la crisis, es preciso pasar a la búsqueda de ayuda profesional. Este paso es inaplazable, pues cuanta mayor celeridad se le otorgue, más fácil se saldrá del “atolladero”.

El psicólogo determinará lo que padece el paciente. Con frecuencia y gran desconocimiento se suele escuchar que, por ejemplo, un individuo cualquiera sufre de baja autoestima. Mientras otros dicen que padece depresión y a otros tantos más se les escucha que lo que ha tenido toda la vida es ansiedad. No obstante, puede que en ningún caso se haya asistido a un psicólogo, entonces de ninguna manera puede asegurarse alguno de esos padecimientos. Por eso es que no puede postergarse la asistencia a un psicólogo.

Mediación paciente-psicólogo

Los psicólogos son quienes pueden efectuar el diagnóstico y a partir de ahí, a través de los métodos, terapias y sesiones, resolver el desequilibrio y el problema que lo ha ocasionado. Por esa razón, para que la terapia de resultado, la mediación y asistencia a todas las sesiones será determinante para que el tratamiento tenga una repercusión efectiva. De nada servirá abandonar las consultas.

Dejarlas a medio camino puede hacer al paciente proclive a una recaída. Asimismo, no sirve de nada la empatía y férreo compromiso del psicólogo si no se asume la terapia como una responsabilidad personal.  En este sentido, pensar que con solo ir a la consulta se resolverá el problema es una idea muy equivocada, ya que la resolución del conflicto es personal, el psicólogo es un gran puente para la resolución de los ajustes internos.

Un gran aspecto interviene en la resolución de una crisis emocional: la intermediación de un experto en el área de la salud mental, que por su empatía, liderazgo y actualización profesional encauce y dé solución definitiva al problema y el compromiso del paciente por realizar cambios internos. De lo contrario, será imposible avanzar porque no se han realizando las acciones pertinentes para detener las causas que provocan el malestar.

Acerca del autor

Marina Carrasco

Redactora en Troilus.es a tiempo completo. Amante del cine y la vida sana. ¿Te gustan mis contenidos? ¡Compártelos!

Dejar un comentario