El Papanicolau, también conocido como citología cervical o prueba de PAP, es un examen clínico que se le realiza a las mujeres a partir de los 21 años aproximadamente con el fin de detectar si existe o no alguna anomalía o alteración en el cuello del útero que pueda llegar a convertirse en un tipo de cáncer. Este procedimiento consiste en la recogida de células de este órgano femenino para luego ser analizadas y comprobar si son cancerosas o podrían llegar a serlo (células precancerosas). Así, realizando la prueba puede detectarse este tipo de enfermedad cuando todavía está muy al principio y es más fácil de tratar que si ya está adelantada.

Como en cualquier tipo de prueba es importante seguir las directrices marcadas por el especialista y evitar algunos productos o actividades antes de que te realicen este análisis. Sin embargo, algunas personas también tienen dudas sobre qué se puede hacer o no tras la citología cervical como por ejemplo: «¿puedo tener relaciones después del Papanicolaou?«. Sigue leyendo este artículo donde te explicaremos algunos aspectos a tener en cuenta antes de realizarte este tipo de pruebas médicas.

Qué es el Papanicolaou y cómo se realiza

Tal y como hemos indicado la prueba de Papanicolaou es un examen donde se recogen algunas células del cuello del útero para detectar si son cancerosas o si muestran algún signo de que terminarán conviertiéndose, lo cual se conoce como células precancerosas. Es una de las mejores formas de adelantarse a un posible cáncer de cuello del útero o detectarlo en las primeras fases.

La citología cervical es un procedimiento sencillo y no doloroso que se realiza de la siguiente manera:

  1. En primer lugar, el especialista colocará un espéculo dentro de la vagina para que ésta se mantenga abierta y de esta forma, pueda observar correctamente el cuello uterino.
  2. Después con una pequeña espátula obtendrá una muestra tanto de las células como de la mucosidad del ectocervic (parte externa del cuello del útero) realizando un ligero raspado.
  3. Finalmente el médico insertará en el cuello uterino una torunda de algodón para recoger una muestra celular del endocérvix (es una parte del cuello del útero que se encuentra justo después del orificio cervical externo).
  4. En el caso de una mujer con el cuello uterino extirpado, la recogida de células se realizará en la parte superior de la vagina, también conocida como manguito vaginal.

Acerca del autor

Marina Carrasco

Redactora en Troilus.es a tiempo completo. Amante del cine y la vida sana. ¿Te gustan mis contenidos? ¡Compártelos!

Dejar un comentario