Supervisa sus redes sociales

El mundo tecnológico hoy nos brinda la posibilidad de estar en contacto con personas de cualquier parte del mundo. Conocer la vida privada de alguien solo supone unos cuantos clics. Aun cuando hay políticas de privacidad para el uso de las redes sociales, siempre hay quienes logran vulnerarlas aunque no está muy bien visto, a no ser que haya una muy buena justificación.

Es precisamente acerca de esta “buena justificación” que es importante hablar, ya que cuando se trata de nuestros hijos, todo lo que podamos hacer para protegerlos y vigilarlos es totalmente válido.

No se trata de violar la privacidad. Sencillamente a veces es justo y necesario, y por eso no te tienes que sentir mal si te toca espiar las redes sociales de tus hijos. Hoy en día las relaciones de los más jóvenes se han limitado a un móvil, una tableta o un PC y es increíble el alcance comunicacional que se logra a través de estos aparatos.

Se han dado muchos casos de bullying, abusos, acoso y un largo etcétera al que puede exponerse un niño o un joven en la red si no está supervisado por sus padres o tutores.

Seguimiento de Whatsapp

No se trata solo de las redes sociales como facebook, Instagram, Twitter o Snapchat. Cuando hablamos de Whatsapp se añaden otros elementos nuevos, y por eso mantener a tu hijo vigilado sin que sea consciente de ello es una buena estrategia. Eso sí, intenta que no se entere y si llegas a observar algunas cosas que no son de tu agrado o que resulten graves, debes ser estratégico y no permitir que descubran tu técnica de vigilancia.

Debes saber que hay interesantes sitios webs que permiten hackear números de Whatsapp, esta es una buena alternativa a la hora de enterarse de cosas como con quién conversa tu hijo, quiénes son sus amigos virtuales o qué tipo de lenguaje utiliza, entre otros aspectos. Además de supervisarlo te permitirá conocerlo mucho más, ya que no siempre se abren a sus padres de la misma manera como con sus amigos.

¿Cómo se puede acceder al WhatsApp de tus hijos?

Se trata entonces de un proceso sencillo, donde solo necesitas tu propio número de teléfono, marcar el prefijo o código del país al que pertenece la línea telefónica y luego poner el número del móvil que necesitas espiar.

El proceso de hackeo dura tan solo unos segundos, y podrás observar algunos datos puntuales como los mensajes de chat, imágenes que han sido compartidas, acceder a mensajes de voz o la cámara frontal y trasera. Además, cuentas con datos de localización en tiempo real.

Debes saber que esta información, una vez se obtiene, es almacenada de manera automática en un archivo que se guarda en un servidor totalmente privado, por lo que es imprescindible crear una cuenta en éste para que luego puedas acceder a los datos que el proceso de hackeo ha logrado suministrar.

Efectivo y discreto

Este servicio tiene un porcentaje de efectividad que casi el 100%, y lo más importante es que el proceso se hace de forma anónima. Es decir, no habrá manera de ser descubierto por el usuario y tampoco por la propia compañía de mensajería.   

Según algunos usuarios el proceso es muy útil. En este caso hablamos responsablemente de espiar a nuestros hijos, lo cual se convierte en una acción justificada, pero no recomendamos en lo absoluto hacer esto para violar la privacidad de nadie, como tu pareja, amigos o cualquier otra persona.

Por otro lado, esta herramienta resulta muy útil para quienes han perdido sus datos en procesos de formateo de móvil o cualquier otra eventualidad.

En resumen, aunque algunos puedan aprovecharse de forma negativa de esta información, si es por una buena causa la herramienta es bastante útil y efectiva. Si se trata de cuidar a nuestros hijos, y no hay que escatimar esfuerzos. Como hemos mencionado, la tasa de abusos y engaños a niños y jóvenes a través de las redes sociales, realmente es alarmante, y algo tenemos que hacer al respecto.

Acerca del autor

Marina Carrasco

Redactora en Troilus.es a tiempo completo. Amante del cine y la vida sana. ¿Te gustan mis contenidos? ¡Compártelos!

Dejar un comentario