El asalto del miércoles al Capitolio de los Estados Unidos fue un shock aterrador para la mayoría de los estadounidenses, pero para los verdaderos creyentes de extrema derecha fue la culminación de una epopeya de larga duración.

El panorama: Un segmento creciente de la extrema derecha de Estados Unidos, radicalizado a través de las redes sociales y los grupos privados en línea, considera malvado a cualquiera que se oponga a la voluntad del presidente Trump. Esto incluye a demócratas, medios de comunicación, celebridades, jueces y funcionarios, incluso conservadores, si se oponen al presidente.

Recuperarse r√°pidamente: Un gran n√ļmero de partidarios de Trump han pasado las √ļltimas semanas en plataformas fuertemente pro Trump como TheDonald.win y Parler discutiendo abiertamente acerca de venir a Washington el 6 de enero para lanzar un ataque contra el gobierno.

  • La idea se discut√≠a a menudo en t√©rminos vagos o coquetos; en otras ocasiones, los usuarios solicitaron expl√≠citamente que los funcionarios electos fueran secuestrados y ejecutados.
  • Los usuarios de plataformas m√°s tradicionales han hablado de planes para venir a Washington el 6 de enero simplemente para protestar por la certificaci√≥n de victoria electoral de Joe Biden. Trump los ha vitoreado, repetidamente vocaci√≥n simpatizantes en Washington, DC, el 6 de enero.

Entre l√≠neas: Los partidarios de la teor√≠a de la conspiraci√≥n QAnon, que visualizan una vasta camarilla de ped√≥filos del estado profundo alineados contra Trump, han insistido durante a√Īos en que es inminente un momento de ajuste de cuentas para sus enemigos.

  • Los no creyentes han aceptado ampliamente que Trump est√° esperando el momento adecuado para acabar con sus enemigos (o ya lo ha hecho, en secreto).
  • Pero el tiempo se est√° acabando. Cuando el Congreso certificar√≠a oficialmente la victoria de Biden el 6 de enero, el d√≠a se convirti√≥ en el foco de una nueva teor√≠a de la conspiraci√≥n: Trump supuestamente revel√≥ monta√Īas de evidencia de fraude electoral en esa fecha, invalidando de alguna manera la victoria de Biden y asegur√≥ un segundo mandato.

La toma: Esa evidencia no existe. En cambio, Trump se dirigió el miércoles a sus seguidores en Washington y sacó una lista familiar de quejas.

  • Esto ha dejado a algunos seguidores de pie y parpadeando.
  • ¬ęPens√© que este era el discurso de Rubicon, pero ¬Ņsigue hablando de la campa√Īa de mierda?¬Ľ dijo un cartel en TheDonald.win despu√©s del discurso de Trump el mi√©rcoles. ¬ęPens√© que nos mostrar√≠a pruebas por no mencionar a Oprah wtf¬Ľ.
  • Decididos a desempe√Īar su papel en los eventos predeterminados del 6 de enero, la multitud descendi√≥ sobre el Capitolio.

Dónde está: El asedio ahora requiere dos reacciones dispares en la extrema derecha en línea.

  • Muchos en plataformas marginales, incluidos comentarios sobre transmisiones en vivo transmitidas desde el interior del Capitolio por figuras como el supremacista blanco Tim ¬ęBaked Alaska¬Ľ Gionet, disfrutaron viendo a sus aliados asaltar el Congreso.
  • Otros intentaron distanciarse de la multitud, diciendo sin pruebas que los alborotadores en realidad eran partidarios de Antifa y Black Lives Matter haci√©ndose pasar por fan√°ticos de Trump para hacer quedar mal al presidente.

De nota: El grupo que pululaba por el complejo del Capitolio inclu√≠a rostros familiares de la red de extrema derecha, incluido Gionet; el ex YouTuber Nick Fuentes; y Jake Angeli, un elemento fijo en algunas manifestaciones pro-Trump que se hace llamar ¬ęQ Shaman¬Ľ.

La línea de fondo: La Internet pro-Trump tenía la intención de ser un asedio al Capitolio que retrasó con éxito la certificación de la victoria de Biden.

  • Mientras tanto, Trump, en una publicaci√≥n de video que Facebook y Twitter eliminaron, dijo a los alborotadores: ¬ęLos amamos. Son muy especiales¬Ľ.
  • Las im√°genes y el video de los eventos del mi√©rcoles seguramente vivir√°n en la mitolog√≠a en l√≠nea de extrema derecha como s√≠mbolos de victoria y herramientas de reclutamiento.

Nota del editor: esta historia ha sido corregida para eliminar una referencia al transmisor en vivo Dylan ¬ęAngry Viking¬Ľ Stevens, quien informa a Axios que no estuvo involucrado en el enjambre del Capitolio.

Acerca del autor

Jaume Torres

Dejar un comentario