Superficies calientes, cuchillos afilados, vapor, salpicaduras de aceite y muchos otros elementos peligrosos. Parece más una cámara de tortura que un lugar de trabajo, ¿verdad? Las cocinas de los restaurantes definitivamente se parecen a esta descripción, lo que las convierte en un lugar potencial para muchas lesiones.

Como cualquier industria, conocer los peligros potenciales puede ayudarlo a prevenirlos. Un entorno seguro minimiza la pérdida de productividad, las facturas médicas y los costos de compensación. También evitará fuertes sanciones de organizaciones como OSHA.

Invertir en un lugar de trabajo seguro puede ser costoso, pero según OSHA, la seguridad vale la pena. Reducir las lesiones en el lugar de trabajo mejora la productividad, junto con las finanzas. Con tantos beneficios en juego, ¿no vale la pena un pequeño esfuerzo para mantener a salvo al personal de su cocina?

Entonces, ¿qué tipo de lesiones debes tener en cuenta en la cocina? A continuación, se muestran algunos de los más comunes y lo que puede hacer para prevenirlos.

Resbalones, tropiezos y caídas

Según el Consejo Nacional de Seguridad, las caídas son la tercera causa principal de muerte por lesiones involuntarias. La muerte es la peor de las consecuencias de las caídas, pero no es la única. Una caída puede causar discapacidad en un instante, cambiando para siempre la vida de las víctimas.

El deslizamiento puede ocurrir debido a un derrame o pisos mojados. Incluso la elección incorrecta de calzado puede provocar resbalones con los que solo los patinadores sobre hielo pueden competir.

Cualquier desorden que quede en el piso de la cocina, como cajones y cajas vacías, puede hacer que el personal tropiece y caiga. La colocación descuidada de los cables de alimentación también presenta el mismo riesgo. Otras causas de resbalones, tropiezos y caídas en la cocina son:

  • Pisos desiguales
  • Mala iluminación
  • Pisos inadecuados
  • Limpieza insuficiente

Prevención

El personal de la cocina permanece de pie durante horas, por lo que los zapatos sensibles y resistentes al aceite son más que necesarios. En la mayoría de los casos, la elección correcta de calzado puede mantener a su personal cómodo mientras trabaja y también seguro. Hay muchos tipos de zapatos antideslizantes que pueden prevenir lesiones por resbalones.

Otra forma de evitar resbalones es fomentar buenas prácticas de limpieza. Esto incluye la limpieza inmediata de las goteras de los pisos y marcar los pisos mojados con marcas. Los tapetes y ceras antideslizantes también funcionan donde pueden ocurrir derrames, como cerca de fregaderos, máquinas de hielo y áreas grasosas.

Todos los pisos de la cocina deben estar libres de desorden y cualquier cosa con la que el personal pueda tropezar. Los paquetes que se entregan en el área de la cocina deben tener un lugar de almacenamiento designado para que no estorben.

Además de ser un peligro de tropiezo, los cables pueden provocar incendios al acercarse al agua. Para evitar esto y proteger a sus trabajadores, use cubiertas de cables para mantener sus pisos seguros y despejados.

Esguinces y torceduras

La tensión en el cuello, la espalda y los hombros son todos riesgos a los que se enfrenta el personal de cocina en su trabajo diario. Levantar objetos pesados, doblarse y deslizarse, tropezar y caer suelen ser la causa del estrés.

Las lesiones por esfuerzo repetitivo como el síndrome del túnel carpiano pueden resultar de la misma tarea. Permanecer en la misma posición, como debe hacer la mayoría del personal de cocina, también puede causar distensión muscular y dolor de espalda.

Prevención

Capacitar a los trabajadores sobre la forma correcta de levantar objetos pesados ​​ayuda a reducir la tensión y la distorsión. También puede considerar la automatización como una solución. En lugar de tener personal que lleve artículos pesados, puede tener carritos de servicio para hacer todo el trabajo sucio.

Tener turnos mecánicos y equipos para la preparación de alimentos evita las tensiones por exceso de trabajo. Para evitar esfuerzos repetitivos, el personal también puede rotar diferentes tareas cada semana. Animarlos a estirar el cuerpo, las manos y los brazos también es beneficioso para sus empleados.

Quemaduras

Las quemaduras son inevitables en la cocina. Los trabajadores pueden sufrir quemaduras por los alimentos que preparan o incluso por los electrodomésticos que utilizan. El agua hirviendo, las freidoras, el aceite caliente, las estufas y los mangos de las ollas son peligrosos si no se manejan bien.

Prevención

Las estufas deben permanecer apagadas cuando no estén en uso. Los mangos de las ollas y sartenes deben mirar hacia afuera de otros quemadores para evitar que se sobrecalienten. Ni siquiera deberían sobresalir donde alguien que pasa pueda golpearlos.

También debe haber herramientas adecuadas para manipular aparatos calientes, como agarraderas. Los trabajadores no deben usar ropa holgada ya que podrían incendiarse cerca de llamas abiertas.

Cortes y laceraciones

Un cuchillo es valioso en la cocina hasta que alguien pierde parte de un dedo, o algo peor. Agudo es mejor que aburrido. Si sus trabajadores usan cuchillos sin filo, es probable que se resbalen y los lastimen.

Usar un cuchillo afilado también puede ser peligroso. Sin un almacenamiento adecuado, un pequeño resbalón puede causar daños graves. Usar un cuchillo del tamaño o tipo incorrecto para un trabajo o uno con el mango suelto también puede ser riesgoso.

Los cristales rotos también aumentan el riesgo de cortes. Las pequeñas virutas en el vidrio también pueden ser tan peligrosas como las piezas rotas debido a los bordes afilados que se forman.

Prevención

El manejo adecuado de cuchillos y vasos es esencial para evitar lesiones. Los cuchillos siempre deben estar afilados y los trabajadores deben estar al tanto de los cuchillos recién afilados. Los guantes resistentes a cortes también ayudan a proteger al personal contra cortes.

Un lugar designado para almacenar sus cuchillos es clave para garantizar que nadie se corte accidentalmente. Por ejemplo, puede usar un bloque de cuchillos o una rejilla para mantener las hojas afuera.

Si un vaso se rompe, es fundamental limpiar las piezas inmediatamente. Evite tener vidrio en la cocina si es posible para evitar lesiones.

Cada sector conlleva riesgos para sus trabajadores. Las lesiones, enfermedades e incluso muertes pueden resultar de accidentes de trabajo. Además de poner en peligro vidas humanas, estos accidentes cuestan mucho dinero a la empresa.

Las cocinas de los restaurantes pueden ser bastante arriesgadas. Las quemaduras, cortes y caídas son solo algunos de los peligros que enfrenta el personal de cocina a diario. Los empleadores deben crear un espacio seguro para proteger a sus trabajadores y su negocio.

Medidas simples como usar las herramientas adecuadas y el calzado adecuado pueden prevenir lesiones. Identificar los peligros potenciales que pueden ocurrir es solo el primer paso. Lo siguiente es tener los protocolos de seguridad adecuados, y si lo hace bien, puede ser una inversión y no un gasto.

Acerca del autor

Jaume Torres

Dejar un comentario