Las empresas de tecnología que ingresaron a la temporada electoral de 2020 con la esperanza de mantenerse al margen de la política se encuentran más involucradas en conflictos partidistas que nunca el día de las elecciones.

Conduciendo las noticias: Twitter y Facebook se han apresurado a realizar cambios tardíos en complejas políticas de desinformación, destinadas a amortiguar las prematuras afirmaciones de victoria de los candidatos, ya que enfrentan un aluvión de quejas y acusaciones de censura del presidente Trump y su bando.

El panorama: Las empresas saben que sus plataformas son lugares donde es probable que se propaguen los rumores y la información errónea en la noche de las elecciones y se estén preparando para el impacto.

  • Lunes de Twitter llamado siete medios en los que se apoyar√° para determinar si una carrera se convoca oficialmente.
  • Facebook horas despu√©s revel√≥ detalles de su propia lista de fuentes para los resultados de las elecciones.
  • Ambas plataformas afirman que ocultar√°n o etiquetar√°n publicaciones de candidatos o de cualquier otra persona que afirme o informe una victoria que no se base en las llamadas realizadas por esas fuentes autorizadas.
  • Como inform√≥ Axios, el presidente Trump deber√≠a reclamar la victoria si su bando cree que tiene un gran margen en suficientes estados, incluso si las papeletas a√ļn se cuentan.

Los esfuerzos de Tech se extienden m√°s all√° de Facebook y Twitter.

  • La semana pasada, TikTok agreg√≥ los activos del d√≠a de las elecciones y los resultados en tiempo real de AP a su gu√≠a electoral.
  • Snapchat ha tomado quiz√°s la postura m√°s agresiva en el campo de la tecnolog√≠a, prometiendo eliminar cualquier convocatoria electoral prematura no verificada, as√≠ como cualquier informaci√≥n err√≥nea relacionada con las elecciones.

Dónde está: En elecciones anteriores, las empresas de tecnología estaban felices de presentarse como herramientas para ambas partes, ofreciendo sus servicios, ayudando a obtener el voto y brindando asistencia con publicidad dirigida.

  • Ese intento de compromiso c√≠vico cordial se detuvo despu√©s de 2016, ya que qued√≥ claro que las plataformas en l√≠nea se hab√≠an aprovechado para influir en las elecciones de ese a√Īo.
  • Esto enfureci√≥ a los dem√≥cratas. Pero luego, los esfuerzos de las empresas para evitar la repetici√≥n los convirtieron en un objetivo para los republicanos, que afirmaron que sus medidas en√©rgicas contra la desinformaci√≥n y la actividad no aut√©ntica eran solo censura anti-conservadora disfrazada.

Este a√Īo, muchas empresas de tecnolog√≠a han intentado distanciarse de la pol√≠tica.

  • Twitter, LinkedIn, Pinterest, Spotify y otros han prohibido los anuncios pol√≠ticos por completo, mientras que Google ha limitado sus capacidades de orientaci√≥n.
  • Facebook, Twitter, Google, Microsoft y otras empresas han frenado su presencia en las convenciones pol√≠ticas de 2020 en comparaci√≥n con a√Īos anteriores.
  • TikTok, cuyo envidiable algoritmo mantiene un estricto control sobre los videos que se publican, ha buscado evitar que controversiales batallas pol√≠ticas lleguen a sus usuarios.

Sí, pero: Ninguno de estos movimientos ha mantenido a raya a la política.

  • Cada lado termin√≥ acusando a las empresas de tecnolog√≠a de ser peones del otro lado: los republicanos denunciaron prohibiciones y l√≠mites publicitarios como censura, mientras que los dem√≥cratas denunciaron la difusi√≥n de teor√≠as de conspiraci√≥n y desinformaci√≥n en l√≠nea.
  • El intento de TikTok de convertirse en una zona de entretenimiento libre de pol√≠ticas ha chocado con los esfuerzos ampliamente reportados por agentes pol√≠ticos y otros para llevar conversaciones partidistas a la plataforma. Y los nuevos recursos electorales de la compa√Ī√≠a podr√≠an arrastrarla a futuras batallas pol√≠ticas, particularmente si se disputa el resultado.

El mercado publicitario es lo que ha hecho de la tecnología un pararrayos político. Incluso con algunas plataformas que prohíben la publicidad política, los candidatos han canalizado más dólares de publicidad a la publicidad en línea en esta elección que nunca.

  • Facebook y Google descartan los ingresos por publicidad pol√≠tica como una peque√Īa parte de su negocio.
  • En declaraciones a los inversores la semana pasada, la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, dijo que los ingresos publicitarios pol√≠ticos y gubernamentales representaron un porcentaje de un solo d√≠gito de los ingresos publicitarios totales de la compa√Ī√≠a en el √ļltimo trimestre.
  • Pero sigue siendo una parte sustancial del gasto pol√≠tico estadounidense.

Por los n√ļmeros: Hasta ahora, se han gastado m√°s de $ 1.4 mil millones en anuncios pol√≠ticos y anuncios, esta elecci√≥n en Google y Facebook, casi una quinta parte de los aproximadamente $ 7.7 mil millones gastados en toda la publicidad pol√≠tica en 2020.

  • La campa√Īa de Donald Trump gast√≥ m√°s de $ 260 millones en anuncios de Google y Facebook este a√Īo. Joe Biden’s ha gastado m√°s de $ 180 millones.

Entre l√≠neas: Si bien Facebook y Google dicen que el tr√°fico de noticias representa solo una peque√Īa cantidad de lo que se busca y comparte en sus plataformas, los datos del Pew Research Center revelan que alrededor del 20% de los adultos estadounidenses dependen principalmente de las redes sociales para obtener noticias. pol√≠ticas. Ese n√ļmero aumenta a casi el 50% para las edades de 18 a 29.

La l√≠nea de fondo: Este gran papel como fuente de informaci√≥n brinda a los partidos, los funcionarios p√ļblicos y los candidatos un incentivo para atraer a las empresas de tecnolog√≠a a las luchas pol√≠ticas; las batallas les ayudan a impulsar las pol√≠ticas corporativas hacia una versi√≥n digital del trabajo de los √°rbitros.

Acerca del autor

Jaume Torres

Dejar un comentario