El levantamiento de la semana pasada en el Capitolio fue muchas cosas, pero quiz√°s principalmente fue la culminaci√≥n de cuatro a√Īos de guerra de informaci√≥n librada contra el pa√≠s desde la Oficina Oval.

Porque importa: Una vasta campa√Īa de desinformaci√≥n liderada por el presidente Trump, y respaldada por sus aliados en los medios de comunicaci√≥n, en l√≠nea y en el Congreso, ha desestabilizado severamente a Estados Unidos y hace que m√°s violencia y posibles insurrecciones sean casi seguras.

El panorama: Los conflictos transnacionales y los juegos de poder tienen lugar cada vez más en línea, en forma de piratería, espionaje digital y operaciones de influencia.

  • La desinformaci√≥n es una herramienta central en este campo, que permite a los estados nacionales y sus delegados en l√≠nea socavar la salud c√≠vica de una potencia rival al difundir mentiras y saquear las grietas de la sociedad.
  • Muchos de los defensores cibern√©ticos de Estados Unidos dedican sus vidas a repeler estas amenazas del exterior, pero ese trabajo se ha visto empeque√Īecido por el propio compromiso del presidente de sembrar una desinformaci√≥n desestabilizadora dentro del pa√≠s.

Entre l√≠neas: El ataque al Capitolio fue una respuesta directa a la negativa de Trump, lo que el historiador Timothy Snyder ha llamado la ¬ęgran mentira¬Ľ de la presidencia de Trump, a aceptar la elecci√≥n libre y justa de Joe Biden.

  • Ese rechazo es solo la etapa final en una construcci√≥n de una realidad liderada por Trump durante a√Īos, construida alrededor de una serie de hechos fundamentales completamente paralelos.
  • Una pluralidad significativa de votantes vive ahora en esa realidad.

Socavando y deslegitimando Sus oponentes pol√≠ticos han estado en el centro de lo que podr√≠a decirse, rivalizado solo por falsedades sobre COVID-19, el frente m√°s da√Īino en la guerra de informaci√≥n de Trump.

  • La primera fue la conspiraci√≥n del ¬ęnacimiento¬Ľ de Trump, que buscaba deslegitimar al entonces presidente Obama.
  • Luego estuvo la explotaci√≥n de campa√Īa de Trump de los correos electr√≥nicos de sus rivales pol√≠ticos, originalmente pirateados y descargados en l√≠nea por los servicios de inteligencia rusos, y la posterior negativa del presidente a reconocer la culpabilidad de Rusia en esta campa√Īa de acci√≥n. secreto. Esto sembr√≥ dudas en las instituciones estadounidenses y tambi√©n llam√≥ a futuras interferencias en elecciones extranjeras, incluidas campa√Īas de desinformaci√≥n en l√≠nea.
  • Luego, Trump y sus colaboradores cercanos intentaron obligar a Ucrania a abrir investigaciones falsas sobre Joe Biden, a quien Trump identific√≥ m√°s tarde correctamente como su principal rival electoral.

Se inteligente: El asedio del Capitolio ha dejado visceralmente claro que Estados Unidos ahora está completamente involucrado en un ciclo de autocanibalización de guerra de información que enfrenta a los campos políticos nacionales rivales entre sí.

  • Dado que estos son ap√©ndices diferentes del mismo cuerpo pol√≠tico, esto amenaza gravemente a la democracia liberal. Es una mayor amenaza a largo plazo para la seguridad nacional de Estados Unidos que los ataques del 11 de septiembre y el mayor desaf√≠o para Estados Unidos desde al menos la Segunda Guerra Mundial, porque es una crisis en la legitimidad misma de la democracia electoral.

Contexto: Este socavamiento de la realidad compartida entre los estadounidenses – y la disoluci√≥n de un sentido de prop√≥sito nacional com√ļn – se ha logrado durante d√©cadas, como explora el historiador Daniel Rodgers en su libro Age of Fracture.

Estadounidenses de diferentes creencias ideológicas cada vez más viven en comunidades separadas, consumen fuentes de noticias diferentes Рy antagónicas Рy se comunican en diferentes redes sociales, con significantes culturales básicos que incluso se politizan intensamente (y a menudo demagógicamente).

Sí, pero: La administración Trump ha supervisado algunas victorias políticas clave para defenderse de la información extranjera y la guerra cibernética.

  • La Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad del DHS, en particular, ha lanzado campa√Īas anti-desinformaci√≥n de alto perfil y ha buscado fortalecer las redes estadounidenses de ataques externos.
  • La NSA ha lanzado una Direcci√≥n de Ciberseguridad.
  • El Comando Cibern√©tico del Ej√©rcito de Estados Unidos ha tratado de ¬ędefenderse hacia adelante¬Ľ de posibles actores maliciosos que llevan a cabo operaciones de desinformaci√≥n desde el extranjero.

La toma: No puede ¬ędefenderse hacia adelante¬Ľ cuando la llamada proviene del interior de la casa. El trabajo real e importante realizado durante los √ļltimos cuatro a√Īos para combatir la desinformaci√≥n en l√≠nea y en otros temas importantes de seguridad nacional ha sido eclipsado y socavado por el propio presidente.

Acerca del autor

Jaume Torres

Dejar un comentario