China, Rusia e Ir√°n, bas√°ndose en la desinformaci√≥n en l√≠nea de cada uno, han amplificado las falsas teor√≠as de que el virus COVID-19 se origin√≥ en un laboratorio de armas biol√≥gicas de Estados Unidos o fue dise√Īado por Washington para debilitar a sus pa√≠ses, seg√ļn una investigaci√≥n de nueve meses realizada por el Consejo. AP y Atlantic DFRLab.

Porque importa: A través de una serie de esfuerzos superpuestos, aunque abofeteados, los adversarios globales de Estados Unidos se han beneficiado de contranarrativas que se refuerzan mutuamente y que se difundieron en línea y que tenían como objetivo culpar falsamente a Estados Unidos de la pandemia y a menudo sembrar dudas sobre su origen real dentro de China.

  • El uso extensivo de desinformaci√≥n mutua de COVID-19 en estos pa√≠ses muestra cu√°n internacionales, y se refuerzan mutuamente, se han vuelto estas redes en l√≠nea.
  • La encuesta ¬ęse bas√≥ en una revisi√≥n de millones de publicaciones y art√≠culos en redes sociales en Twitter, Facebook, VK, Weibo, WeChat, YouTube, Telegram y otras plataformas¬Ľ, dice AP.

Detalles: Aunque aparentemente menos coordinados que otros esfuerzos similares, los extensos esfuerzos de desinformaci√≥n antiamericanos sobre COVID-19 aparecieron por primera vez en Rusia, seg√ļn el informe AP / DFRLab.

  • Un medio militar ruso fue la primera publicaci√≥n identificada que public√≥ una historia que avanzaba la afirmaci√≥n de que COVID-19 era de origen estadounidense, no chino.
  • A principios de 2020, ¬ęaparecieron m√°s de 70 art√≠culos en los medios pro-Kremlin haciendo afirmaciones similares sobre armas biol√≥gicas en ruso, espa√Īol, armenio, √°rabe, ingl√©s y alem√°n¬Ľ, escribe AP.

Sin embargo, ¬ęFue China, no Rusia, quien tom√≥ la iniciativa en la difusi√≥n de desinformaci√≥n extranjera sobre los or√≠genes del COVID-19, ya que fue atacada por el manejo oportuno del brote¬Ľ, dijo el informe.

  • Para marzo de 2020, los medios estatales chinos, as√≠ como los diplom√°ticos en las redes sociales, estaban impulsando la teor√≠a de la conspiraci√≥n de que COVID-19 era un arma biol√≥gica creada por Estados Unidos en Fort Detrick en Maryland y tra√≠da a China durante los Juegos Mundiales. , que tuvo lugar ese octubre en Wuhan.
  • Ese mes, ‚Äúapareci√≥ una petici√≥n an√≥nima en el ahora desaparecido portal ‘We the People’ de la Casa Blanca. Inst√≥ a las autoridades estadounidenses a aclarar si el virus se desarroll√≥ en Fort Detrick y se filtr√≥ del laboratorio. La petici√≥n fue ampliamente cubierta en los medios estatales chinos, a pesar de que solo obtuvo 1.426 firmas ‚ÄĚ, escribe AP.
  • En mayo, los medios estatales chinos transmitieron ¬ęun documental de Fort Detrick ambientado con m√ļsica espeluznante que ha sido visto en su canal de YouTube m√°s de 82.000 veces¬Ľ y ¬ęreproducido en la plataforma china Bilibili 378.000 veces¬Ľ.
  • Los diplom√°ticos chinos tambi√©n han comenzado a publicar extensamente desinformaci√≥n relacionada con COVID en Twitter, que est√° prohibido en la propia China.
  • En redes sociales populares en China como Weibo, las publicaciones virales han aprovechado la desinformaci√≥n rusa y china para difundir la falsa teor√≠a de las ¬ęarmas biol√≥gicas estadounidenses¬Ľ de COVID-19.

De nota: En lugar de utilizar botnets rusas de tipo IRA o granjas de trolls, los chinos han confiado en su vasta red de medios de comunicación afiliados al estado, así como en las cuentas de redes sociales del gobierno chino, para propagar estas falsas teorías, escribe DFRLab.

Los l√≠deres iran√≠es, mientras tanto, Tambi√©n comenz√≥ a impulsar afirmaciones falsas, de origen ruso y chino, de que COVID-19 era un arma biol√≥gica estadounidense dise√Īada para atacar a los enemigos de Washington.

  • Las falsas acusaciones de los iran√≠es ¬ęfueron, a su vez, amplificadas por los medios rusos y recogidas en China, donde alimentaron m√°s especulaciones¬Ľ, escribe AP.
  • Una red de desinformaci√≥n iran√≠ activa en Facebook, Google y Twitter tambi√©n ¬ęactiv√≥ una red de sitios web secretos y cuentas de redes sociales para acusar a Estados Unidos de dise√Īar el virus y elogiar[d] El liderazgo y la benevolencia de China ‚ÄĚ, escribe la AP.

Sí, pero: El informe DFRLab también explora cómo una corriente previa separada de desinformación, que gira en torno a la falsa afirmación de que COVID-19 se filtró intencionalmente de un laboratorio chino, se ha extendido en línea a través de redes de extrema derecha con sede en EE. UU. Como QAnon y el final se extendió a los Estados Unidos. derecho. medios de comunicación más en general.

  • ‚ÄúLa visi√≥n tradicional de las teor√≠as de la conspiraci√≥n es que existen al margen del espacio de la informaci√≥n, aparte de las comunicaciones oficiales y tradicionales. Sin embargo, en los Estados Unidos, estas teor√≠as de la conspiraci√≥n impregnaron todas las capas del discurso, particularmente despu√©s de haber sido aceptadas por elementos de los principales medios de comunicaci√≥n y pol√≠ticos conservadores individuales durante la administraci√≥n Trump ‚ÄĚ, escribe DFRLab.
  • La desinformaci√≥n del gobierno chino que impulsa la falsa ¬ętesis de las armas biol√≥gicas estadounidenses¬Ľ sobre el COVID-19 sigui√≥ a esta teor√≠a conspirativa anterior basada en los EE. UU. De que el COVID-19 era un arma biol√≥gica china, en paralelo y revirti√©ndola.

Acerca del autor

Jaume Torres

Dejar un comentario