La Internet actual ha tardado tres d√©cadas en dominar el sistema pol√≠tico estadounidense, pasando de una apuesta extravagante pero favorable a las campa√Īas por un futuro conectado a una fuerza central en el proceso electoral.

Recuperarse rápidamente: Así es como se ha desarrollado la evolución hasta ahora.

1992
  • Internet segu√≠a siendo en gran medida una red acad√©mica, pero la propuesta de los dem√≥cratas Clinton / Gore convirti√≥ la ¬ęconstrucci√≥n de una superautopista de la informaci√≥n¬Ľ en un elemento clave de su campa√Īa a favor de la tecnolog√≠a.
  • Su victoria abri√≥ la puerta a la comercializaci√≥n del Internet del sector p√ļblico por parte del gobierno federal, haciendo explotar las ¬ęgrandes plataformas tecnol√≥gicas¬Ľ de su tiempo – America Online, Compuserve y Prodigy – y marcando el comienzo de la era de la Web.
1996
  • La web hab√≠a comenzado a entusiasmar a los primeros usuarios, pero la mayor√≠a de los votantes no estaban en l√≠nea.
  • Cuando el candidato republicano de 70 a√Īos Bob Dole intent√≥ promocionar el sitio web de su campa√Īa al final de un debate televisado, se equivoc√≥ en la direcci√≥n web.
2000
  • Cuatro a√Īos de crecimiento de Internet en la burbuja de las puntocom hicieron de esta la primera elecci√≥n en la que el mundo en l√≠nea jug√≥ un papel importante.
  • La saga del juicio pol√≠tico a Clinton ha dejado a su paso grandes listas de correos electr√≥nicos pol√≠ticos y sitios web partidistas acusados ‚Äč‚Äčque se lanzaron a la refriega cuando el resultado de las elecciones se convirti√≥ en un asedio legal en Florida.
2004
  • La campa√Īa de Howard Dean a la izquierda y, a la derecha, el auge de los ¬ęwarbloggers¬Ľ (halcones posteriores al 11 de septiembre que trajeron energ√≠a conservadora a la blogosfera) han establecido un nuevo submundo de activismo digital que ha alimentado la controversia pol√≠tica en l√≠nea, en en particular, el desenmascaramiento de Dan Rather de la historia de CBS que arroj√≥ dudas sobre el servicio militar de Bush y el ¬ębarco r√°pido¬Ľ de John Kerry.
  • 2004 sent√≥ las bases para el entorno pol√≠tico actual de guerras de trincheras partidistas, c√°maras de eco en l√≠nea y narrativas de realidad en competencia.
2008
  • La victoria de Obama dependi√≥ en parte de la recaudaci√≥n de fondos en l√≠nea de su campa√Īa y la organizaci√≥n de expertos en un Internet donde Facebook y Twitter eran ambos reci√©n llegados.
  • Los dem√≥cratas no pudieron dar seguimiento a las elecciones en l√≠nea, lo que dio la ventaja digital a una derecha acalorada e influenciada por el Tea Party.
2012
  • La primera elecci√≥n en las redes sociales vio la agitaci√≥n de campa√Īas de desinformaci√≥n, incluido el ¬ębirterismo¬Ľ y las controversias sobre el ataque a la misi√≥n estadounidense en Bengasi. Pero la inversi√≥n publicitaria online sigui√≥ siendo min√ļscula.
  • El video filtrado de una recaudaci√≥n de fondos de Romney, que muestra al candidato republicano hablando del 47% de los estadounidenses que no pagan impuestos, presagi√≥ un futuro de guerras de la informaci√≥n.
2016
  • ¬°Bienvenido a las redes sociales Thunderdome! La sorpresiva victoria de Trump se bas√≥ en muchos motivos, pero las piedras angulares incluyeron el uso inteligente de publicidad en l√≠nea dirigida y una ola de desinformaci√≥n de fuentes tanto extranjeras como nacionales.
  • Trump convirti√≥ Twitter en un meg√°fono ruidoso para sus t√°cticas pol√≠ticas y obsesiones personales, pasando por alto los medios pol√≠ticos de la vieja escuela y estableciendo la agenda de noticias electorales.
2020
  • Facebook, YouTube, Twitter junto con Snapchat, Instagram, TikTok y otros servicios: estas plataformas son donde los estadounidenses ahora luchan con sus elecciones electorales, comparten noticias y debaten la verdad. Tambi√©n es donde las campa√Īas gastan una parte cada vez mayor de su dinero publicitario.
  • Con la pandemia de coronavirus que limita el contacto en persona, Internet se ha convertido en el canal principal para la pol√≠tica, poniendo a los gobernantes de las plataformas en el centro de atenci√≥n y alimentando acusaciones de censura y prejuicios.

Acerca del autor

Jaume Torres

Dejar un comentario