Se ha ganado en suavidad y comodidad, pero se ha perdido un punto de deportividad. La Serie 3 es uno de los best sellers de BMW, una de las gamas más importantes de la firma de Baviera. Cada nueva generación constituye un acontecimiento, y esta nueva versión no iba a ser menos.

El serie 3 en su historia ha vendido más de 12 millones de unidades desde 1975, esta primera serie montaba motor de 4 cilindros, en 1977 ya cambiaron al motor de 6 cilindros. La primera generación estuvo disponible de 1975 a 1982 con su denominación interna es el (E21), la segunda (E30) entre 1982 y 1990, la tercera (E36) de 1990 a 1998, la cuarta (E46) desde 1998 hasta 2005 y la quinta (E90) de 2005 a 2011. La versión 2012 es la sexta generación.

Lo hemos probado y el BMW 328i nos encanta

Este nuevo modelo es más grande que su  antecesor, ya que es 93 mm más largo y  9 mm más alto. La distancia entre ejes también ha variado, es 50 mm más larga. En cuanto al diseño, encontramos los 4 anillos de luces diurnas en las ópticas delanteras. La calandra es más aplastada y de nuevo diseño. También se ha introducido una toma de aire al lado de los antiniebla para mejorar la aerodinámica y a su vez mejorar el coeficiente aerodinámico. En la parte trasera encontramos unos faros de nuevo diseño, que adoptan una forma de L, ya vistos en los nuevos modelos de la firma bávara.

El nuevo motor 4 cilindros con tecnología Turbo TwinPower sustituye al 6 cilindros en línea. El corazón de este modelo es totalmente nuevo. Rinde 240 caballos y tiene una cilindrada de dos litros, puede parecer pequeño de cubicaje pero sus prestaciones son realmente buenas: 350Nm de par a 1.250 rpm y se mantiene constante hasta 4.800 rpm, la aceleración de 0 a 100 km/h se consigue en tan solo 5,9 segundos para la versión manual y 6,1 para la versión automática de 8 velocidades que es la de nuestra prueba. Algunos puristas lamentan el abandono del tradicional motor de  6 cilindros, pero seguirá ofreciéndose en el 335i. En comparación con el 6 cilindros en línea, este nuevo motor consigue una mejora del 15% en potencia y 9% de ganancia de par en bajas revoluciones.

Mejoras en cada revisión. Así es como se hacen las cosas

Estas mejoras de potencia son debidas a la tecnología BMW TwinPower Turbo, con innovaciones tales como gasolina de inyección directa de alta precisión, turbocompresor de doble entrada, doble árbol de levas VANOS variable y la sincronización variable de válvulas Valvetronic.

Este motor responde al instante cuando pisamos el acelerador, y la entrega de potencia es lineal hasta el límite de vueltas. Este nuevo propulsor es más ligero y más compacto que el antiguo motor de seis cilindros de potencia equivalente. Esto tiene ventajas obvias para la dinámica de conducción: la reducción de la carga en el eje delantero ofrece agilidad y mejorar agilidad en la dirección y la entrada de las curvas.

El consumo medio de combustible de la nueva berlina alemana es de 6,4 litros cada 100 km, un 11% menos que el motor de 6 cilindros de 218 CV de su antecesor. Hay una mejora similar de las emisiones de CO2, que ahora están en 149 gramos por kilómetro. La mejora es mejor si el vehículo está equipado con la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades, en el que el consumo medio es de 6,3 litros cada 100 km, con unas emisiones de CO2 de 147 gramos por kilómetro, un 15 por ciento menos

El precio de partida de este modelo es de 39.400 euros, el de nuestra prueba lleva cambio automático y cuesta 42.015 euros, el precio resulta algo elevado si lo comparamos con marcas generalistas. Por si esto fuera poco al precio inicial habría que sumarle unos 10.000 euros para tener un equipamiento a la altura del modelo.

Acerca del autor

Marina Carrasco

Redactora en Troilus.es a tiempo completo. Amante del cine y la vida sana. ¿Te gustan mis contenidos? ¡Compártelos!

Dejar un comentario